<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29441984\x26blogName\x3dSebastian+Avi%C3%B1a\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_HOSTED\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/\x26vt\x3d2343562057309094683', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sebastian Aviña

... solo un blog más ...

Las cuatro reglas de la vida. (Filosofía oriental)

domingo, agosto 28, 2011

Segun una vieja leyenda orienta; un sabio dejó como herencia a sus hijos cuatro reglas básicas para ser felices en la vida.

1. Nunca temer a lo que digan los demás. Esos "demás" existen sólo en nuestros temores e imaginación. Lo único que importa son nuestros actos, así es que debe actuarse siempre de acuerdo con lo que se considere correcto, sin importar lo que piensa el resto del mundo.

2. No perseguir bienes materiales. Creer que poseemos a las cosas es una ilusión, porque en realidad son ellas las que nos poseen a nosotros. Y entre más se tiene, menos libertad se posee. No renuncies jamás a tu libertad. Disfruta siempre de la vida tal cual es.

Toma a la ligera las cosas serias y seriamente las cosas ligeras. Son estas ultimas las que verdaderamente cuentan.

Ríe tanto como te sea posible. Para comenzar, aprende a rírte de ti mismo, antes de que lo hagan los demás. Todos tenemos algo de ridículo. Mírate a ti mismo a la distancia y no temas reconocer tus faltas y fracasos.

leave a comment