<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29441984\x26blogName\x3dSebastian+Avi%C3%B1a\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_HOSTED\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/\x26vt\x3d2343562057309094683', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sebastian Aviña

... solo un blog más ...

Predisposición genetica.

domingo, diciembre 06, 2009

Este es un correo que escribí hace un tiempo para una huerquilla que tube el gusto de conocerla. A decir verdad hace mucho que no la veo, pero un artículo (click aquí) en "The Economist", me hizo volver a leer las ideas que había plasmado en este.

Es interesante saber que en fechas proximas, será "oficial" el hecho de que hay personas geneticamente predispuestas para triunfar y personas que no...

--

Pasan los años, uno después de otro, todos llenos de nuevas experiencias y nuevas aventuras, y con cada año que termina, no importa que viva, o que pase, cada vez que me pienso, me doy cuenta que sigo siendo el mismo. Que mis ideas no han cambiado y que mis motivaciones siguen siendo las mismas.

Tal vez los sueños cambian, tal vez las metas y los retos que enfrento día a día, son diferentes. Pero yo sigo siendo el mismo. Sigo queriendo lo mismo de mi, sigo deseando lo mismo y mis valores, mis ideas, permanecen inmutables, inalterables con el paso del tiempo.

Como todas las personas, hay cosas que creo saber y cosas que creo comprender.

Antes, por ejemplo, pensaba que todos nacíamos iguales, tal vez unos altos y otros weros, unos morenos otros blancos, pero todos iguales. Qué somos una libreta en blanco, todos con la misma capacidad, lista para ser desarrollada a su máximo potencial. Listos para desarrollar cuanta habilidad se requiera y vencer cuánto reto se enfrente.

Después, comencé a creer en las capacidades diferentes. Es cierto que hay niños con capacidades especiales, para los cuáles un Teleton es necesario, entonces, ¿por qué no habría un anti tesis de un niño Teleton?. Estoy seguro y estoy convencido que hay gente que nace con una capacidad mayor a la de todos los demás, pero que si a este no se le presentan las oportunidades necesarias, tal vez pudiese tener la capacidad para cualquier cosa, pero sin un ambiente propicio, tal vez termine de albañil. (un extraordinario albañil, seguramente).

Ahora... creo que no solo nacemos con capacidades diferentes, y que nuestro entorno nos hace diferentes... Ademas creo que nacemos predispuestos a ciertas conductas, a ciertas lineas de pensamientos, a ciertas ideas... Y es esa unión de tres factores, lo que nos forma como personas.

Es una idea loca, tal vez descabellada y para muchos, seguramente innecesaria. Por lo que no profundizo en el tema seguido, no tiene caso.

Sin embargo, hay algo en ti que me sacudió un poco, y fue el conocer tú manera de pensar. Tal vez nunca me anime a decírtelo, por no pecar de falta de tacto, pero durante esas contadas y cortas platicas que tuvimos, me pareció encontrar algo en ti que me parecía familiar. Me pareció encontrar ideas mías, y conductas mías, que no suelo encontrar en otras personas.

Realmente me sorprendiste.

Sentía que nos parecíamos mucho, pero aunque me perturbo un poco semejante descubrimiento, un sentimiento de curiosidad por saber más de ti me invadió.

Darme cuenta, que como yo, tienes ese gusto por pensar, tal vez demasiado, las cosas... Dicen que hay cierto placer en la locura, que solo los locos comprenden... y por lo poco que tuve la oportunidad de conocerte, me parece que, como yo, disfrutas mucho esas mal-viajadas, en donde concilias ideas viejas erradas, por nuevas ideas equivocadas.

Ahora que estas a punto de partir a estudiar fuera, me haz hecho recordar un poco sobre las circunstancias que viví cuándo partí a estudiar a Monterrey (irte a estudiar a Torreón, no es gran cosa, realmente), y de como esos años en Monterrey me hicieron cambiar.

La verdad, Janet, me gustaría mucho seguir en contacto contigo, ocasionalmente, y acompañarte en este viaje que estas a punto de aprender, no fue difícil darme cuenta que faltaba un par de semanas para que te fueras a México, y que posiblemente, estaba yo pisando en territorio peligroso... Esa parte, en realidad, me agradaba mucho. Saber que solo nos veríamos de vez en cuándo y siempre para platicarnos cosas nuevas e interesantes...

En alguna ocasión que salimos, dijiste "me hace mucho bien salir contigo". No quise decir lo mismo por temor a que sonara cursi, pero a mi tambien me hacia mucho bien salir contigo.

Besos y abrazos.

leave a comment