<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29441984\x26blogName\x3dSebastian+Avi%C3%B1a\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_HOSTED\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/\x26vt\x3d2343562057309094683', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sebastian Aviña

... solo un blog más ...

Quetzalcoatl

jueves, febrero 28, 2008

Segun varias leyendas, los antiguos mexicanos veían en Quetzalcoatl -representado por una serpiente, ornado de bellas plumas verdes- a un dios, o heroe civilizador, o un sabio varón que con su ingenio enseño a labrar la tierra, a cultivar el maíz, el frijol, el algodón y a proteger los arboles y conservar los bosques. Sus conocimientos astronómicos le permitieron crear el antiguo calendario indigena, inventó la escritura pictografica; descubrio la forma de fundir los metales preciosos y de utilizarlos; construyó calzadas y puentes y fundó varios colegios.

Pero como prohibio los sacrificios humanos, sus hermanos, el tenebroso Tezcatlipoca y el sanguinario Huitzilopochtli, lo persiguieron y lograron que se desterrara hacia el horizonte. Pero el anuncio que regresaria.

Por superstición Moctezuma Xocoyotzin, creyo que Hernán Cortes era Quetzalcoatl y humillado se rindió, pero el conquistador no podía ser el sabio varón indigena, puesto que venía derramando sangre. El valeroso Cuauhtemoc no se engaño y heroico combatío a Cortés hasta el sacrificio.

Podrá ser varias veces expulsado el legendario Quetzalcoatl, pero siempre regresara, hasta lograr que entre los mexicanos triunfe la equidad en el trato social, se combata la crueldad, se proteja el correcto aprovechamiento de la tierra y la industrialización de sus productos, se fomenten las ciencias, las artes y la educación en general. En fin, que en definitiva, triunfe la cultura.

-leído en el mural del patio de la Facultad de Derecho, UJED (Universidad Juaréz del Estado de Durango)

leave a comment