<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29441984\x26blogName\x3dSebastian+Avi%C3%B1a\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_HOSTED\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://blog.sebastianavina.com/\x26vt\x3d2343562057309094683', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sebastian Aviña

... solo un blog más ...

"Fue una falla en el servicodr DHCP"

jueves, septiembre 20, 2007

Fue como uno de esos días tristes en que llueve, pero no hace frío; donde las flores son grises y el silencio sofoca los suspiros.

Por la mañana, la confusión reinaba en el campus, veías personas caminando de aquí para alla, entrando y saliendo, haciendo colas y esperando, nadie sabía que era lo que pasaba, pero la frustración se sentía en el ambiente. No había internet.

Sin correo, sin foros, sin noticias del mundo, sin poder consultar el catalogo de biblioteca. No habia facebook, no había chat!

Los alumnos se reunían en grupos, se sentaban en pasillo de biblioteca, la mayoría solo se veía a la cara, sin saber como expresar su frustración; otros, hasta conversaban, sin usar sus teclados, emitiendo esos sonidos guturales que algunos conocen como palabras.

Así se consumío el día, como si el tiempo hubiera dejado de existir y la esencia de todo lo que conocemos subitamente cambiara.

Por la noche el internet volvío, algunos volvieron a sonreír, y no perdieron tiempo para conectarse a ver que había pasado en su ausensia, otros tantos, se apresuraron a terminar los trabajos que no pudieron hacer durante el día.

Al final del día, me detengo a pensar. Despues de todo, pude sobrevivir todo un Lunes, tal vez exagero con mi narración, pero de cualquier manera; que asco de día.

leave a comment